¿Cuáles son las mejores gafas de sol para tu deporte?

Cada deporte requiere un tipo específico de gafas de sol y no debe entenderse sólo como complemento a nuestro look deportivo. Es importante proteger los ojos con unas buenas gafas de sol y minimizar las consecuencias de una lesión ocular que en muchos casos es irreversible.

Hoy en día disponemos de tecnología suficiente tanto en la montura como en los cristales capaces de satisfacer las necesidades en cualquier deportista:

  • Tenis: La montura debe cubrir de manera íntegra la órbita ocular, que quede bien ajustada a la cara y ligera. El puente y las varillas han de ser cómodos y con una fijación pefecta. Las lentes deben ser resistentes al impacto y fotocromáticas.
  • Voleibol: Es preferible unas gafas de sol envolventes, ajustadas a la cara para que la arena no entre en los ojos y de un material ligero y flexible. Las lentes deben ser polarizadas para evitar la reflexión de la luz en la arena con alto contraste para los días nublados y lentes marrones con revestimiento de espejo para los días soleados.
  • Ciclismo: Actividad deportiva que implica desplazarse a grandes velocidades y esta sometido a constantes modificaciones de las condiciones de luz, que pueden pasar de situaciones de gran iluminación a oscuridad, a los cambios metereológicos y a la presencia de suciedad, insectos e, incluso, pequeñas piedras lanzadas al aire que puedan impactar en la cara. Le recomendamos decantarse por un par de gafas de sol curvadas, modernas, ajustables, ligeras, resistentes a los golpes, antideslumbrantes, anti-polvo y sobre todo con una gran protección solar ultravioleta.
  • Running: Necesitamos unas gafas de sol cómodas y ligeras que se adapte bien a nuestro rostro, que absorba el máximo sudor posible sin que nos produzca irritaciones y con un ajuste perfecto. Las varillas deben ser flexibles, ajustables para soportar los movimientos de la marcha y tienen que adaptarse muy bien para evitar que nos puedan hacer daño en las orejas. Las lentes han de ser resistentes, poralizadas para eliminar los reflejos del suelo, fotocromáticas que se oscurecen y aclaran en función de las condiciones de luminosidad y tendremos muy en cuenta el nivel de protección solar. Utilizaremos lentes de color amarillo para días nublados o lluviosos, y cristales más oscuros, de colores gris o marrón para los días soleados.
  • Golf: Es recomendable que la montura tenga varias posiciones de ajuste para que el usuario se la pueda ajustar de manera que en ningún momento durante el juego le pueda interferir la montura con la visión de la bola y que le quede bien ajustado para que no se le deslicen las gafas al mirar hacia abajo. Las lentes deben tener una protección de mínima del 95% a los rayos UV, polarizadas y de policarbonato por su resistencia al impacto y durabilidad. Al ser un deporte que se practica durante varias horas al día y en diferentes condiciones atmosféricas, es posible que las condiciones que hay cuando se comienza a jugar sean diferentes de las que hay cuando se termina el juego, por lo que puede resultar interesante utilizar diferentes lentes que puedan adaptarse a diferentes luminosidades. Existen gafas que permiten este intercambio de lentes.

Practica tu deporte favorito protegiendo tus ojos al máximo!