El deporte y el golpe de calor

Hacer deportes en tiempos cálidos y húmedos obliga a tomar ciertas precauciones.

Los calambres, agotamientos, dificultades de movimiento, y golpes de calor, comienzan generalmente en circunstancias similares, es decir cuando un deportista sale de golpe al clima caluroso, sin ajustarse gradualmente al mismo, y posee una relativa deshidratación.

Debemos saber que el golpe de calor:

  • Es siempre un peligro en los deportes de verano, especialmente en carreras al aire libre
  • Lo causa comúnmente una combinación de ambiente caluroso, ejercicio extenuante, atuendo deportivo que limita la evaporación del sudor, una insuficiente adaptación al calor, demasiada grasa corporal, y/o carencia de buena forma física.
  • La prevención del golpe de calor depende de la aclimatación, la hidratación, paso gradual, enfriamiento, y vigilancia.

Estos problemas pueden ser incluso severos, por lo que en esos casos se necesitará una atención médica de emergencia. Si te gustan los deportes, conviene tener en cuenta una serie de medidas preventivas:

  • Disminuir la intensidad. Si vamos a hacer deporte a una zona mucho más calurosa que la nuestra, debemos disminuir la intensidad al menos un 20% los primeros días y no intentar el máximo rendimiento hasta transcurridos 8 ó 10 días en las nuevas condiciones.
  • A partir de los 35°C modera la intensidad de tu esfuerzo. Haz menos trabajo de series, potencia y cambios de ritmo fuertes.
  • Si la humedad relativa del aire supera el 60%, las temperaturas peligrosas pueden empezar a los 28°C.
  • Bebe abundantemente aunque no tengas sed. Beber un par de sorbos cada 5-10 minutos nos mantendrá hidratados. Si es bebida isotónica mejor que mejor, así también repondremos sales minerales, sobre todo si el ejercicio es prolongado.
  • Los calambres musculares pueden indicar que un golpe de calor anda cerca. Si la temperatura es elevada y te da algún calambre estira el músculo afectado y disminuye la intensidad del ejercicio radicalmente.
  • Usa ropas ligeras, bien ventiladas y de colores claros.
  • No olvides usar materiales que te protejan del sol: gorra, gafas, crema protectora…
  • Si sientes fiebre y te da sueño mientras estás haciendo deporte ve inmediatamente al médico.

Recuerda:
El síntoma principal de un golpe de calor es la piel muy caliente, que puede estar seca o húmeda por el sudor, pero siempre está caliente. La piel tiene un tono pálido, decrece la cantidad de orina que se expulsa y las pupilas pueden estar dilatadas y no responder adecuadamente a la luz, el pulso es rápido y fuerte y la respiración agitada.