Protege tus ojos del sol para evitar enfermedades

Cada vez estamos más concienciados de los problemas que puede provocarnos en nuestro cuerpo el Sol. Muchos entendemos la importancia de proteger la piel de su exposición cada vez más dañina, pero no tantos se dan cuenta de que pasa exacatamente lo mismo con los ojos.

Exponerse a los rayos ultravioleta puede provocar distintos daños en el ojo y enfermedades como las cataratas, el cáncer de piel del párpado o la Fotoqueratitis (quemaduras solares de la córnea).

Para evitar este tipo de problemas la mejor solución es proteger nuestros ojos con unas buenas gafas de sol. Pero, ¿Como se si son adecuadas y con suficiente protección? Te lo contamos:

  • Asegúrate de que tus gafas tienen la marca de la CE y que cumplen con el estándar europeo EN 1836:2005, es decir, que no permiten que más de un 5% de los rayos UV alcancen la superficie del ojo.
  • Evalúa la capacidad de absorción de los rayos UV: Busca gafas que bloqueen entre un 99% a 100% de los rayos UV.

    El sol emite rayos UVA y UVB, los primeros son largas ondas y los segundos son cortas ondas, que son considerados generalmente como más perjudiciales.

    Los rayos UVA son los responsables del envejecimiento de la piel y el cristalino. También pueden causar la aparición de las cataratas.

    Los rayos UVB son la causa del enrojecimiento o quemadura de la piel y pueden dañar tu córnea.

    Las gafas que tengan una pegatina indicando “UV400” ofrecen algo más de protección, bloqueando nanómetros de hasta 400 (lo que equivale a un 100% de protección UV). Esto significa que también se extiende a los rayos UVA, que oscilan entre 380 y 400.

  • Mira el filtro de luz de la lente. De acuerdo con la clasificación europea, hay 5 niveles diferentes, de acuerdo a la transmisión de la luz y en cuán oscuras sean las lentes:

0 –  Escasa capacidad de filtro, este tipo de lente disminuye el brillo y es ideal para el interior o un cielo nublado.

1 – Estas lentes permiten que pasen entre el 40 y el 70% de la luz del sol. Las gafas de este tipo son perfectas para lugares con poca luz o para ayudar a proteger los ojos del resplandor.

2 – Estas lentes transmiten el 18-42% de la luz solar. Deben ser usadas en lugares no muy luminosos.

3 – Lentes oscuras. Deben usarse en lugares con mucha luminosidad.

4 – Adecuadas para condiciones de extrema luminosidad y resplandores deslumbrantes como a gran altura o cuando se practican deportes de invierno o acuáticos. Por el contrario, no son adecuadas para la conducción.

Cuando expones tus ojos a la luz del sol deberías usar gafas de sol de las categorías 2-3. Recuerda que el color de las lentes no es una indicación de la capacidad de absorción de UV.

 

optica proteccion solar

Los diferentes colores de lentes se adaptan a diferentes recetas y condiciones.

El color de la lente también es importante:

  • Las lentes marrones son ideales para aquellos que tienen miopía.
  • Las lentes verdes son mejores para aquellos que sufren hipermetropía.
  • Las lentes amarillas o naranjas deben ser usadas en condiciones de luminosidad menor, al igual que cuando el cielo está nublado. Permiten una mejor percepción de detalles;
  • Si no tienes ningún problema de vista, las lentes grises, verdes y marrones pueden ser adecuadas para ti.

Para maximizar la protección puedes usar lentillas con un filtro UV.

  • Este tipo de lentillas garantiza la protección del 99% de los rayos UVB y del bloqueo del 95% de los rayos UVA.  Recuerda – las lentillas solo protegen tu córnea y deben ser usadas junto con las gafas de sol para proteger por completo a tus ojos.

www.nicetolook.com